POSADA

Ubicada en una pequeña península con 300 metros paralelos al mar, Camurim Grande es una posada que antaño fue también una casa familiar. La residencia es de la pareja Marcelo Lacerda y Cristiana Freire (Kiti) que, hace 21 años, eligió este pedacito de la playa de Maragogi para vivir. Allí, los dos pasaron a hospedar a sus padres, hermanos, cuñados, hijos - y también a los primos y amigos de los hijos. Fue así que, a lo largo del tiempo, Kiti y Marcelo hicieron de su hogar un territorio afectivo. En 2012, ese espacio sentimental cedió lugar a más personas. Fue ampliado y transformado en posada - casi que naturalmente con el proyecto del arquitecto Pedro Motta. La antigua residencia abrió sus puertas en forma de restaurante. A su alrededor, fueron levantados bungalows y chalés. Acoger fue el verbo que guió todo el proyecto de transformar lo que antes era una casa en un espacio colectivo. Acoger a visitantes, a parejas, familias. Acoger encuentros - y sus respectivas celebraciones. Pero proteger también la naturaleza: apenas 5% del terreno de cinco hectáreas fue ocupado para construcción de la Pousada Camurim Grande. En el resto del área reinan los cocoteros, mangos y anacardos, manglares: área verde que es cuna de la biodiversidad, la vida.



Contacto